15 – Sep – 2020

Las redes sociales no nos pertenecen, mañana todo puede cambiar. Una sola modificación en el algoritmo y hasta ahí llega todo. Ya lo vivimos con Facebook y su “Tierra Zero” (cero alcance).

Todos estamos muy contentos en Instagram pero no nos percatamos que cada cierto tiempo baja el alcance, es decir, cada vez nuestras publicaciones les llegan a menos y menos personas. ¿Por qué? Por que no dejan de ser un negocio, se aprovechan de nuestro ego, de ver “likes” desbordados sin importar si vienen de un cliente potencial, un humano, un robot o un extraterrestre.

Por eso decidí pasarme a las listas de difusión de WhatsApp, para aportar más valor a mi comunidad y en la que sé que el alcance es del 100% (si todos tienen grabado mi número).

Es una estrategia interesante, porque al hacer marketing por WhatsApp te obliga a no enviar productos, te obliga también a no vender constantemente, o de lo contrario, te bloquean.

Puedo tener miles de seguidores, pero nutrir esas listas de difusión, aumentarlas, cohesionarlas y alimentarlas puede dar más rentabilidad que hasta los mismos anuncios.

La pregunta es ¿cómo hago para que mis seguidores me confíen la intimidad de sus WhatsApp?

Un tema para otro post.

Luis Carlos Solarte

Soy Luis Carlos Solarte, administrador de profesión, marketero por especialización, y lector por vocación. ¿Cuánto cuesta lo gratis? Una pregunta que solo puede contestar el Marketing de Contenidos. Lo "free" será el precio del futuro.

read more